• 146

Tener los pechos caídos es algo que puede afectar a cualquier mujer y a cualquier edad. De hecho, se trata de un problema estético que se da con frecuencia en nuestras clínicas por diferentes motivos. No obstante, la Cirugía Plástica ofrece una solución muy satisfactoria a este defecto visual: la mastopexia o cirugía de elevación de pecho. En este post os contamos más sobre esta intervención.

¿Por qué se caen los pechos?

Los factores que propician la caída del pecho pueden ser diversos y variados e, incluso, en ocasiones, pueden darse más de uno a la vez. Entre las causas que influyen en este resultado se encuentran:

  • La genética. Algunas personas tienen una tendencia genética a tener más cantidad de pecho y, por tanto, más probabilidad de que caiga. Esto se debe a una ley física básica y es que cuanto más volumen exista más peso va a ejercer por lo que la gravedad afectará más.
  • La edad. Aunque no es el factor más determinante, sí es cierto que el paso de los años hace que la piel pierda elasticidad y esto, unido a los efectos de la gravedad, influye en la caída de los pechos.
  • Los embarazos y la lactancia. Suele ser la causa más determinante en la vida de las mujeres. Los embarazos hacen que el pecho crezca y produzca leche lo que genera un estiramiento de la piel. Durante la lactancia los pechos están en continuo cambio y tras esta etapa los pechos suelen disminuir de nuevo a su tamaño, quedando las mamas vacías y con la piel flácida.
  • Las pérdidas y ganancias de peso. Cuando una mujer aumenta de peso es habitual que también lo haga el volumen de sus pechos. Ocurre lo mismo en el caso contrario. Los pechos tienden a vaciarse cuando se pierde una gran cantidad de peso y, sobre todo, si esta se lleva a cabo de forma radicalmente rápida.

¿Cómo ponerle solución a este problema estético?

Para recuperar un escote firme y reconstruir las mamas caídas existe la cirugía de elevación de pecho o Mastopexia. Se emplea aproximadamente unas dos o tres horas de duración bajo anestesia general.

La cirugía consiste en la eliminación primero de la piel excedente y flácida de las mamas para luego recolocar el complejo areola-pezón a la altura que debe estar para que el pecho quede firme. Esta intervención, en ocasiones, conlleva la realización de una reducción del tamaño de la areola que a veces ha aumentado de tamaño en el período de lactancia y embarazo.

Para recomponer los pechos caídos se requiere la realización de incisiones en la zona de la areola y el pezón y, en algunos casos, en el surco submamario. No siempre se realiza de la misma manera ya que dependerá principalmente de la gravedad de la caída de los pechos de la paciente.

Tras la retirada de la piel sobrante, el cirujano plástico procede a la recolocación de la mama y, para este paso, en ocasiones se utiliza la colocación de una prótesis mamaria con el fin de proporcionar volumen.

La elección de colocar o no una prótesis mamaria será una cuestión personal que debe decidirse previamente a la cirugía. Para ello, el cirujano plástico siempre asesorará a la paciente sobre su caso particular cuando se lleve a cabo el estudio previo a la operación de su anatomía.

tomado de https://www.cirugiacosmedica.com/