• 343

¡Dile adiós a la flacidez de tus brazos!

Ahora existe la solución para el problema de muchos, tanto de hombres como mujeres, y es la mejora de la parte inferior del brazo con una Braquioplastia  o más comúnmente conocida como una “Lipo de Brazos”.

Con esta intervención quirúrgica se busca quitar el exceso de piel y grasa que están  debajo de los brazos y hacen que se vean flácidos entre la zona de la axila y el codo, con esta cirugía lucirás un brazo más definido y ayudará a mejorar tu aspecto corporal.

 

¿Quién se la puede hacer?

La Lipo de brazos se realiza a personas que han tenido una pérdida significativa de peso, ya que esto puede provocar que la piel de la zona del brazo se caiga y con ejercicio no se puede ayudar a mejorar;  ya que solo ayuda a mejorar y fortalecer el músculo superior. También a personas que con el pasar de los años su piel va perdiendo rigidez y se va poniendo flácida.

A la hora de realizar esta cirugía, se tienen ciertas medidas de precaución con las personas que tienen cambios frecuentes de peso, que consumen cigarrillo o que tienen alguna enfermedad que interfiera en la cicatrización de las heridas, como lo es la artritis reumatoide o la diabetes.

 

Durante el procedimiento

El cirujano realizará incisiones pequeñas en las partes inferiores del brazo, la forma y el tamaño dependerán de la cantidad de piel que sea necesaria quitar.

Después de hacer las incisiones, se ajustan los tejidos de los brazos y se aseguran con puntos, también se puede extraer la grasa por medio de succión, (Liposucción).

 

Riesgos

Como cualquier otra cirugía estética, la de brazos también tiene riesgos que se pueden presentar, tales como:

  1. Sangrado2
  2. Infección
  3. Reacción adversa a la anestesia
  4. Asimetría: Esto puede presentarse en uno de los dos brazos después de la cirugía, como consecuencia del proceso de cicatrización; ya que a veces no se corrige al 100% una asimetría que ya existía.
  5.  Sensibilidad: Se puede generar cierto nivel de entumecimiento temporal en los brazos después de la cirugía, ya que la reubicación de los tejidos del brazo puede afectar los nervios sensoriales superficiales del mismo.

Después de la cirugía

  1. Evita levantar los brazos sobre el nivel de los hombros, mientras te recuperas bien
  2. Toma los medicamentos y antibióticos necesarios para prevenir infecciones en las heridas
  3. Evita realizar actividades físicas, que pueden afectar la cicatrización de la incisión.

Asiste a la cita de revisión para que te retiren los puntos que son necesarios, ya que algunos se disuelven solos.