TIPS PARA CUIDARTE DESPUÉS DE UNA CIRUGUÍA ESTÉTICA - Daniel Andres Correa Posada
  • 364

 

El aseo personal, reposo, alimentación adecuada, evitar fumar y beber son algunos de los pasos que debes seguir para tener una recuperación exitosa. 

Los procedimientos de cirugías plásticas estéticas te ayudan a verte y sentirte mejor. Esta es una forma de lograr los objetivos de belleza que desean los pacientes. Por esta razón, los tratamientos posoperatorios juegan un papel importante, ya que influyen en la recuperación para obtener los resultados deseados y tener el potencial de volver a las actividades diarias más rápidamente.

 

Los 5 cuidados principales

 

La cirugía plástica estética implica la aplicación de procedimientos que cambian los tejidos corporales, por lo que es necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Cuidar el aseo personal: las heridas de los procedimientos quirúrgicos requieren una limpieza especial. Lavar bien, secar completamente y usar el vendaje adecuado hacen la diferencia para una correcta evolución. También es importante estar atento para cualquier en la herida en el color, olor o incluso salida de líquidos. En caso de que esto ocurra, debes acudir al médico.
  2. Guardar reposo relativo: después una cirugía, el cuerpo se inflama, presenta dolor y malestar general. El descanso es la mejor manera de volver a sentirse como antes del procedimiento. Recuperarse de una operación supone tener cierto grado de incapacidad. El reposo no debe ser absoluto, para evitar un posible trombo. No debes cargar o mover objetos pesados, no debes conducir automóviles, no hay que realizar ejercicios ni esfuerzos de ningún tipo; aunque esto no significa que solo puedas estar en cama. Lo ideal es no realizar fuerza, pero procurando la movilidad. Caminar ayuda a la recuperación y evita la formación de coágulos.
  3. No evitar la toma de los medicamentos: se deben seguir las indicaciones de las dosis y los horarios establecidos por el médico. No hacerlo puede traer consecuencias desagradables.
  4. Llevar una alimentación adecuada: una dieta balanceada, suficiente e ingerida a horas adecuadas mejora el proceso de cicatrización. También fomenta que los órganos afectados en el procedimiento se recuperen. Por eso, se recomienda consumir alimentos ricos en fibra, fruta, verdura y proteínas; y, por supuesto, evitar el consumo de harinas refinadas, refrescos, jugos y azúcares en general.
  5. No fumar ni beber alcohol: los tejidos del cuerpo, ya sea de manera natural o porque han sido intervenidos mediante cirugía, se reparan a través de la oxigenación. El cigarrillo y el alcohol detienen este proceso del cuerpo y lo retrasan.