La Rinoplastia, también denominada Cirugía de la Nariz, remodela la nariz mediante la reducción o aumento de su tamaño, eliminando los desvíos, cambiando la forma de la punta o del tabique, estrechando la amplitud de los orificios o cambiando el ángulo entre la nariz y el labio superior. Este procedimiento también puede servir para aliviar algunas dificultades respiratorias si se combina con el tratamiento del septo nasal.

El procedimiento dura una hora aproximadamente, aunque en ocasiones se puede extender; se puede realizar bajo anestesia general.

Riesgos
  • Infección.
  • Sangrado en la incisión.
  • Retraso en el proceso de recuperación.
  • Necesidad de una segunda operación por resultado poco satisfactorio.
Efectos secundarios que pueden surgir
  • Malestar temporal.
  • Tumefacción post-operatoria alrededor de los ojos.
  • Dolores en las áreas contiguas.
  • Entumecimiento de la piel nasal y aparición de moretones e incluso sangrados leves.